La Cuenta Doce de Unicaja

unicaja

No penséis que vengo hablaros de una de esas cuentas remuneradas en las que obtienes una alta rentabilidad por tu dinero corriente. Esta vez se trata de una cuenta de crédito ideada exclusivamente para pagar en cómodos plazos todos tus recibos e impuestos. Es la Cuenta Doce de Unicaja, una brillante idea para conseguir un poco más de solvencia en casos de apuros económicos.

La idea es poder gestionar la economía familiar anticipando todos los pagos anuales en doce plazos, de modo que conseguiremos estabilidad financiera y despreocuparnos de los pagos mensuales de nuestros gastos periódicos.

Hay que tener presente que se tata de una cuenta de crédito y que, por tanto, no es gratis sino que nos cobrarán un interés en función de nuestras características y del importe de los pagos que hayamos de afrontar.

¿Cómo funciona?

  • Haremos una previsión de todos los gastos domiciliados que tendremos a lo largo del año, tanto en recibos como en impuesto.
  • El importe del crédito al que accedemos con esta cuenta será el equivalente a las previsiones de pago que hagamos.
  • El plazo será de un año, aunque renovable tácitamente hasta 5 años.
  • La cuota que habremos de pagar mensualmente será la correspondiente a la periodificación en 12 meses de los gastos más los intereses. Es decir, la previsión total de gastos la dividimos entre 12 y al resultado le añadimos los intereses. El importe del fraccionamiento más esos intereses será lo que pagaremos al mes.
  • La cuenta no tiene comisiones, ni de apertura, ni de estudio, ni de disponibilidad ni de amortización anticipada.

Indudablemente esta operatoria sí que nos permitirá mayor tranquilidad psicológica. Los gastos que afrontaremos son los mismos (incluso aumentados con los intereses del crédito) pero con la diferencia que una vez previsto por anticipado, nos olvidaremos de su pago, pues irá cargado directamente en cuenta por el Banco. El contar con un gasto fijo mensual en lugar de 3, ó 4 ó 10 pagos de recibos diferentes, nos permitirá una mejor planificación y por tanto, en un momento determinado afrontar más fácilmente algún gasto inesperado.

No obstante, no debe olvidarse que se trata de una cuenta de crédito y que ésta genera unos intereses, y, del mismo modo que los préstamos, en caso de impago llevan el mismo procedimiento ejecutivo que aquellos.

Tags: , , ,

Imprimir

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top